Existen diversas maneras de inspirarse a la hora de transformar la nada en arte. Muchos artistas, por no decir la gran mayoría de ellos, transforman su vida cotidiana en libro, en película o, por supuesto, en canción. En este último grupo existen aquellos que se inspiran más mediante el dolor, los que van a caballo entre el dolor y la felicidad y los que directamente ahondan en las más oscuras entrañas que posee el ser humano. Este último caso es el de Anna Varney Cantodea, cantante de Sopor Aeternus & The Ensemble of Shadows.

Anna Varney

Anna Varney Cantodea || Fuente: caliopemagazine.com

La historia de Anna Varney y su modo de vida no pasa por lo corriente y lo mundano; más allá de eso, se encuentra un grado de soledad excesivamente alto. Ahí, en ese paraíso, Anna se pone a redactar sus melancólicas historias.

Anna Varney: el quién detrás de una incógnita

«La presencia de la gente es horrorosa y fría» dice en una de sus canciones más emblemáticas, titulada No one is there. Con dicha frase, con dicho título y con la canción en general, se podría dar la bienvenida al universo de Sopor Aeternus & The Ensemble of Shadows.

Soledad, tranquilidad, dolor, el propio sopor o la misantropía más extrema son una buena carta de presentación. Dicha misantropía llega al punto de no otorgar entrevistas a no ser que sean mediante fax, de tener un trato mínimo con sus fans y de no dar conciertos para seres humanos, tal y como declara en su página web oficial.

Anna Varney va más allá con su enigmática personalidad y aspecto. Nunca ha declarado si se trata de un hombre o una mujer, siempre ha afirmado que es un ser andrógino y ha jugado excelentemente con estas bazas. Tanto en fotografías donde juega con ser varón o mujer, como en sus propias canciones donde varía los tonos de voz, Anna permanece siempre oculta u oculto tras un personaje. Por tanto, el primer impacto en el oyente suele ser adivinar quién hay detrás de esa incógnita, pues se desconoce tanto su vivienda como su verdadero nombre.

Cabe destacar que Anna siempre ha dicho que Sopor Aeternus & The Ensemble of Shadows lo forman junto a él o ella, unas presencias sobrenaturales. Debido a las épocas de extremo dolor que sufrió durante tres décadas, sumado a la inmensa soledad que poseía, Anna empezó a escuchar unas voces que la invitaban a crear música y a compartirla con el público. Fruto de ello, y como una especie de homenaje, se agregó The Ensemble of Shadows al nombre original. En cuanto al porqué de Sopor Aeternus, Anna siempre ha declarado que está en un eterno sopor del que algún día despertará y que es el nombre que quiso dar a su obra musical.

Un personaje de lo más curioso que posee una larga trayectoria donde da a conocer su particular visión de la soledad, del odio al ser humano e incluso del amor, el cual es imposible de lograr.

Sopor Aeternus

Sopor Aeternus & The Ensemble of Shadows || Fuente: sumergibleneuronal.com

Soledad iluminadora: la música de Anna Varney

Con todo lo comentado pica, cuando menos, el gusanillo de la curiosidad acerca de la obra de Anna Varney. Aunque parezca que nos vamos a topar con una música repetitiva en contenido, más allá de eso el conjunto musical que forman letra y sonido son ampliamente diferentes entre sí.

En los primeros compases de la discografía de Sopor Aeternus & The Ensemble of Shadows, las canciones giran en derredor de una espiral de miedo con toques de vampirismo. Con el miedo por perder la vista, Anna Varney dictó en discos como Ich tote mich jedesmal ese terror, ligado a un sonido oscuro, con efectos sonoros que provocan en el oyente la sensación de escuchar la voz de Varney lejana, como en una catacumba.

Más allá de seguir en esa onda musical, el estilo vuelve a evolucionar y es con Dead lovers’ sarabande (face one) cuando el estilo más característico de Sopor Aeternus & The Ensemble of Shadows sale a la luz. Across the Bridge da el pistoletazo de salida a esas melodías neomedievales, en ocasiones renacentistas, pasando por toques más góticos en su obra. Las flautas e instrumentos de viento en general empiezan a tener una presencia más asidua, mezclándose con sintetizadores o guitarras.

Con dicho arsenal instrumental, la música de Sopor Aeternus & The Ensemble of Shadows empieza a tener una identidad propia. Por momentos lúgubre, en otras ocasiones misteriosa y en algunos casos incluso con melodías alegres, los discos se empiezan a suceder y hasta forman obras temáticas. Buena prueba de ello es cuando, llegados a 2013, Anna Varney saca a la luz una obra dedicada a Edgar Allan Poe. Poetica fue un álbum aclamado por sus fans que, aunque poseía canciones antiguas de la banda, también añadía otras piezas basadas en la obra del popular escritor.

Anna Varney || Fuente: theaudiodb.com

Anna Varney || Fuente: theaudiodb.com

Comentaba Anna Varney, en una de las pocas entrevistas que ha otorgado, que el universo entero está saturado por música, que solo se encarga de transformarla. Una forma de pensar tremendamente acertada para una música única, unas letras introspectivas y un personaje muy peculiar. Unido a la danza butoh en algunos de sus videoclips, Anna Varney conforma una música tremendamente especial y casi única.

Send this to a friend

[responsivevoice voice="Spanish Female" buttontext="Escuchar"] A button to read only the text surrounded by these shortcodes. [/responsivevoice]