La decimotercera edición de la Bienal Española de Arquitectura y Urbanismo (BEAU), con el título de Alternativas, cierra hoy un ciclo después de estar abierta al público desde el 19 de julio. La exposición ha estado instalada en un enclave español privilegiado: la capilla del Palacio de Carlos V, ubicado dentro del complejo de la Alhambra, en Granada. Cerca de 60.000 personas visitaron la exposición, una cifra superior a anteriores ediciones, debido quizá a la situación anteriormente mencionada. Esta Bienal saca a relucir la actualidad del panorama español de la arquitectura contemporánea, escondida, por lo general, al gran público.

La exposición se organiza en tres ámbitos diferenciados, respetando la capilla y haciendo gestos visuales a diferentes partes del complejo nazarí, como el Patio de los Arrayanes. El primer impacto, nada más aterrizar, la provoca un bosque de pantallas, orientadas a distintos lugares de la sala principal, las cuales explican cada una de las cincuenta y nueve propuestas seleccionadas que nos ofrece la exposición.

XIII BEAU

En la zona izquierda se ubica material de trabajo de taller: maquetas y vídeos de cada proyecto, incluyendo fotografías y croquis de los propios arquitectos que usaron en el proceso de ideación de cada propuesta. Ubicada en el otro extremo, a la derecha de la entrada, se encuentra en la parte inferior de una fantástica sala una mesa colmatada de libros que tienen que ver, directa o indirectamente, con los temas de la Bienal. La ambientación tiene un carácter pausado. El trabajo sobre la iluminación en BEAU está muy controlado y una música de jazz acompaña durante todo el recorrido de la exposición.

XIII BEAU

El hecho de que la presentación esté organizada siguiendo un esquema tan flexible permite que cada usuario que accede a ella pueda visitarla de una forma distinta. Cada uno formará un punto de vista y una opinión sobre ella influido por los recorridos o las prioridades que cada persona da a los estímulos que aparecen. Un gran acierto de la misma es el invitar a los usuarios a que interaccionen con los contenidos expuestos. Cada una de las maquetas cuenta con un código de barras que, al escanearlo, redirige a una explicación completa del proyecto mediante una proyección en el paramento posterior. Los libros expuestos en BEAU siguen la misma dinámica, pudiendo consultarse libremente in situ.

XIII BEAU

La mayoría de la exposición es de carácter audiovisual. No existe material físicamente expuesto que tenga un corte técnico muy definido. No es un montaje hecho por y para arquitectos o estudiantes de arquitectura, sino que sigue un discurso divulgativo en todo momento, evitando la representación a través de planos, secciones y elementos constructivos. Lo humano, lo cotidiano y las emociones ocupan una jerarquía más alta que la información técnica en este caso.

Importancia del usuario en BEAU

Los edificios se muestran al natural, no recién inaugurados ni estéticamente impolutos, sin la huella del usuario. Se le da importancia al uso que acogen, al efecto del paso del tiempo y de la acción humana dentro de éste.

Un elemento interesante es la dualidad entre esta técnica y las sensaciones finales que recibe el usuario de esas obras arquitectónicas. Cada una de las cincuenta y nueve propuestas se explica a través de unos cortos vídeos. Este documento está dividido, grosso modo, en dos partes: una, explicada por los arquitectos que proyectaron la obra y, otra, por los usuarios que ocupan dichas propuestas. Mientras que los arquitectos abordan los temas más conceptuales propios de la disciplina como las sensaciones que se buscan, la iluminación, tipos de espacio y demás apartados, los usuarios se centran puramente en su experiencia personal para valorar las obras.

XIII BEAU

Este binomio tiene importancia dentro y fuera de la exposición, pues jamás se debe olvidar que la arquitectura está para servir a la gente, y nunca es un fin en sí misma. No es un contenedor vacío o una solución estética como si de una escultura se tratase, sino que está enfocada en detectar unos determinados problemas en el tejido urbano y en la sociedad y solucionarlos.

El nuevo camino de la arquitectura

En esta edición de la Bienal el tema común que sobrevuela el grueso de las propuestas toca mucho la arquitectura entendida en sociedad, que implique a la población y que solucione problemas dentro de la ciudad. También, se hace especial énfasis en la valoración del patrimonio y el respeto a la memoria arquitectónica, centrado en el palimpsesto que conforman las ciudades y todo el bagaje arquitectónico que estaba presente antes de las intervenciones.

XIII BEAU

Se le da valor a las obras pequeñas, difuminando la línea divisoria entre proyectos grandes y pequeños y no encorsetándolos por escalas. Se huye de categorías y etiquetas, mostrando simplemente buena arquitectura. La mayoría de los presentados no son proyectos resultadistas ni formalmente potentes, sino que se centran en plantear ideas y resolver problemas, generando puntos de crisis que inciten al debate, siguiendo un discurso similar al que planteó el pabellón español Unfinished en la última edición de la Bienal de Venecia.

La importancia de este tipo de exposiciones es innegable, dado que plantea semillas para la reflexión de los problemas que acaecen a las ciudades contemporáneas, y sugiere puntos de vista y ciertas soluciones a ellos. La Bienal ofrece una visión del panorama actual de la arquitectura sin la necesidad de que las obras expuestas sean conocidas o de arquitectos de firma.

XIII BEAU

*Todas las fotografías realizadas por Borja Sáez-Dios.

Send this to a friend

[responsivevoice voice="Spanish Female" buttontext="Escuchar"] A button to read only the text surrounded by these shortcodes. [/responsivevoice]