¿Para qué los amanes, el vino, tu aliento, Cerati, la soledad, un perro, una escoba voladora, la dinamita, los neutrones y el pole dance, para qué si no para escribir?

¿Para qué las rodilleras, el abrazo a un extraño, el olvido inexacto, los Andes y los Alpes, los ángeles y todos nuestros demonios, para qué si no para escribir?

¿Para qué el mantel, el mago, las fotografías, la comedia y la tragedia, los días de lluvia, los pretextos, los fracasos, el pasaporte y el seguro de vida, para qué si no para escribir?

¿Para vivir?

¿Qué creéis que es eso, oh sabios micos ápteros sin alma?

La vida se resume en códigos

ciframos al dios tiempo con mercurio,

de la cueva al monitor solo transita el devenir en espiral,

¿Para qué la bomba atómica y los cacheteros, la barba de Fidel y las pirámides, el jarabe para la tos y la colonoscopia, el miedo a la libertad y un terrorista en Casa blanca, para qué si no para escribir?

¿Para vivir?

¿Has detenido tus pasos un día de invierno para preguntarte por un instante por la evolución, por el tiempo en las estrellas que regalan los amantes?

Para escribir es que venimos, del ovario y el esperma,

por gracia divina de un dios arrecho

dictador impune de este circo en caída,

al carajo con el vaticano y Wall Street

¿Qué importan tus vacilaciones frente al espejo roto?

¡Escribe! Por descarte.

Send this to a friend

[responsivevoice voice="Spanish Female" buttontext="Escuchar"] A button to read only the text surrounded by these shortcodes. [/responsivevoice]