El mundo DIY, en inglés «Do It Yourself», surge como movimiento de rebeldía ante los sistemas de producción en masa. Muchos diseñadores habilitan al consumidor, de forma gratuita, lo necesario para que él mismo se fabrique en casa un producto de buen diseño.

Esta tendencia pudo haber sido originada como consecuencia de la crisis pero el fenómeno no es nuevo. El movimiento punk se ha caracterizado por hacer parte de él esta filosofía al reparar prendas o al fabricarlas ellos mismos, así como para decorar pantalones, remeras, cazadoras de cuero, camisetas y demás. También se organizan sus propios sistemas de trabajo, comunicación, edición y distribución. Esto ha sido heredado a otros movimientos contraculturales, tales como el hardcore, punk, indie y contraculturas denominadas alternativas.

Exposición diseñada por D-Espacio || Fotografía: Raquel Gutiérrez González

Exposición diseñada por D-Espacio || Fotografía: Raquel Gutiérrez González

Siguiendo la filosofía de obtener satisfacción personal al realizar algo «hecho por cada uno», este movimiento se ha extendido a casi cualquier capa creativa imaginable. En muchos casos se trata de diseños de autor que pueden ser fabricados de manera sencilla y con materiales estándar, de precio asequible. También pueden ser fabricados a partir de materiales reciclados o reutilizados, para cualquiera que lo desee. Y en otros casos, no son diseñadores de autor sino gente creativa que aporta igualmente sus diseños.

En un principio esto debería tener consecuencias positivas para el medio ambiente y el bolsillo, pero lo fundamental es el significado anticapitalista.

Gerrit Rietveld en su día promocionó un folleto para que otros ebanistas pudieran fabricar sus propios muebles a partir de simple planchas de madera, titulado Furniture to make yourself. En 1918 conoció a los fundadores del movimiento De Stijl, Theo van Doesburg y J.J. Pieter Oud. La revista, De Stijl, propugnaba por un arte que Piet Mondrian definía como neoplasticismo, o el lenguaje universal de cubismo abstracto. El movimiento De Stijl consideraba que la búsqueda de la honestidad y la belleza aportarían armonía e ilustración a la humanidad.

Fotografías de la revista De Stijl

Fotografías de la revista De Stijl

DIY en manos de Enzo Mari

En 1974, Enzo Mari público su Autoprogettazione, un catálogo que se repartía de forma gratuita, con instrucciones para hacer, con unas simples tablas de madera y unos clavos, el mobiliario de toda una casa. Este proyecto también pretendía que las personas pudieran hacer sus propias variaciones en base a estos diseños y poder compartir su resultado enviando una fotografía de este. Concepto que hoy en día está muy de moda como los proyectos de código abierto. Un verdadero manifiesto que cuestionaba y cuestiona el rol del diseñador y los fines mercantiles del diseño convertido en artículo de lujo.

Mesa Tavolo Rettangolare, Enzo Mari

Mesa Tavolo Rettangolare, Enzo Mari

Trabajar en dirección opuesta

Tord Boontje presento en 1999 su colección Rough and Ready en el International Communication Association (ICA) de Londres. Se trataba de una colección de pocas piezas que se podían realizar con materiales de reciclaje o fáciles de encontrar  y los dibujos e instrucciones para que cualquiera pudiera hacerlos. Por otra parte, el diseñador animaba a los usuarios a personalizar el diseño.

Su sucesor fue Piet Hein Eek, que trabajó con una fuerte carga social, firme en proporcionar los planos para realizar una de sus conocidas sillas, Edam, la cual diseño para un centro cultural en Edam, su ciudad natal. Según decía, sus ideas eran una declaración de principios, trabajar en la dirección opuesta ante la sociedad del consumo y obsesionada con el dinero. Una reacción contra el mercado de piezas de diseño mediocre que se venden a precios desproporcionados.

Silla de Jorge Penadés de la colección Détournement y Silla de Piet Hein Eek Edam || Fotografía: Raquel Gutiérrez González

Silla de Jorge Penadés de la colección Détournement y Silla de Piet Hein Eek Edam || Fotografía: Raquel Gutiérrez González

Desde entonces son muchos los diseñadores que se han ido sumando a esta iniciativa poniendo alguno de sus diseños al alcance de todos ya sea desde revistas, libros o sus páginas web. Technology will save us, el pensamiento creativo es el proceso de dar con nuevas ideas o nuevos enfoques, dando la posibilidad de ver el mundo de manera diferente.

Lámpara de techo Broche, diseño de Patricia Urquiola || Fotografía: Raquel Gutiérrez González

Lámpara de techo Broche, diseño de Patricia Urquiola || Fotografía: Raquel Gutiérrez González

Kuniko Maeda es una organización interesada en los efectos de consumismo y el mejoramiento de la calidad de vida, las posibilidades entre la producción en masa y la habilidad del artesano cultivada. Un guiño en pro de la democratización del diseño sin que esta pase por el aro de las grandes superficies low cost.

Aunque esta nueva forma de producción y de consumo sea mínima, es un buen toque de atención para las grandes empresas a la vez que una pequeña fuente de creación y satisfacción para todos.

Send this to a friend
[responsivevoice voice="Spanish Female" buttontext="Escuchar"] A button to read only the text surrounded by these shortcodes. [/responsivevoice]