La animación japonesa, conocida comúnmente como anime, se ha instaurado en el mundo audiovisual occidental con una facilidad pasmosa. Gracias a películas como Akira, Ghost in the Shell o los tan aclamados trabajos del Studio Ghibli, el anime ha conseguido una gran cantidad de seguidores incluso fuera de las fronteras niponas. Pese a no ser tan conocido como compañeros de profesión como Hayao Miyazaki, Satoshi Kon es considerado uno de los mayores genios de la animación japonesa.

Nacido el 12 de octubre de 1963, Satoshi Kon se estrenó como mangaka 1984 con Toriko para posteriormente comenzar a trabajar como asistente de Katsuhiro Otomo y supervisor en Patlabor 2 de Mamoru Oshii. Gracias a su trabajo junto a estos dos directores, Satoshi decidió meterse de lleno en el mundo de la animación por su propia cuenta, en el que se distinguirían las influencias tanto de Otomo como de Oshii en gran parte de sus trabajos.

Su primera película fue Perfect Blue en 1997, en la cual el director asentó las bases de su característico y especial estilo de cine, mezclando realidad y fantasía en un thriller excepcional. La realidad inmediata sirve como vehículo conductor de la trama, que se va tornando en una pesadilla para la protagonista, una joven estrella del pop que lo deja todo para convertirse en actriz.  Esta distorsión de la realidad quedaría patente en el resto de sus filmes venideros, siendo la firma personal del propio Satoshi.

01 - Fotograma de Perfect Blue satoshi

Fotograma de Perfect Blue, 1997

Los sueños recurrentes, las realidades virtuales o los viajes al interior de la mente del personaje son el leitmotiv en las historias de sus películas. La realidad se difumina y da paso a la paranoia y la obsesión. En el cine de Kon las respuestas son inexistentes. No busca dar soluciones directas al espectador, pues es este el que debe llegar a ellas. La trama de sus filmes se complica cada vez más según la realidad que se observa en pantalla se fragmenta y diluye, proporcionando así todo un espectáculo para los sentidos.

En 2002 se estrena Millennium Actress gracias al éxito de su predecesora. Dicha película mantiene el mismo espíritu que Perfect Blue y sigue un esquema muy similar en el que la realidad se fusiona con la fantasía.  En la historia principal se presenta a Chiyoko, una actriz retirada que repasa su biografía frente a un joven admirador que la visita. Se entremezcla la historia de su juventud durante la Segunda Guerra Mundial, la consecuente posguerra y las propias historias de los personajes que interpretaba. El argumento consta de una complejidad pasmosa que desconcierta hasta al espectador más avispado.

02 - Fotograma de Millennium Actress satoshi

Fotograma de Millennium Actress, 2002

Un año después se estrenó Tokyo Godfathers, que se centra en la vida de tres vagabundos tokiotas que descubren a un bebé abandonado en Navidad y se disponen a buscar a los padres de este.  Con esta sencilla premisa se presenta una cinta que se desdobla en el plano religioso de la Natividad  y el del drama familiar similar al visto en algunas películas de Frank Capra.  Pasó otro año hasta que Satoshi presentó Paranoia Agent, una fantástica serie de televisión de trece episodios en el que el nipón retoma la fusión entre la realidad directa y la realidad onírica. Fue creada agrupando una gran cantidad de inusuales y dantescas ideas que el director no llevó a cabo en sus proyectos cinematográficos.

Su último filme realizado fue Paprika en 2006, una adaptación de la novela homónima de Yasutaka Tsutsui y probablemente su película más famosa.  Contó de nuevo con la ayuda del estudio Madhouse, que ya había producido sus anteriores trabajos, y con Susumu Hirasawa en la banda sonora. La obra es un estallido de color constante, un delirante viaje al plano onírico, al mundo de los sueños. El apartado artístico es excepcional, manteniendo el estilo característico de Kon en el diseño de los personajes junto con un colorido poderío visual. Para hablar de Paprika hay que hablar también de psicoanálisis, puesto que los sueños que se muestran en pantalla son así una ventana hacia lo más profundo de la psique de una persona.

03 - Fotograma de Paprika satoshi

Fotograma de Paprika, 2006

El 24 de agosto de 2010 Satoshi Kon murió tras ser diagnosticado de un cáncer terminal que le hizo dejar inconclusa The Dreaming Machine, su última película. Satoshi fue un genio efímero cuyo legado queda patente en todas sus obras. Poco antes de fallecer dejó escrita una desgarradora carta en la que se despedía de aquellos que le amaban y admiraban. Su viuda fue la encargada de publicarla póstumamente en su blog personal bajo el título de Sayonara.

Send this to a friend

[responsivevoice voice="Spanish Female" buttontext="Escuchar"] A button to read only the text surrounded by these shortcodes. [/responsivevoice]