Como el que sobrevivió a la fiereza de un oso y al hielo. Halló cobijo en el suelo y apretó con sus dos manos el frío. “Eeeeel renaciiiidooooo”, chilla Guille Giménez entre Oakland y Tres Cantos, con su tono infinito, junto al comentario de Daimiel. Es por aquel chico tímido, con cara de secundario y cabeza de prota, que ha vuelto a convertir una canasta.

Mide 2 metros y viste con decoro el azul y amarillo de Golden State Warriors. Juega de base y su misión es suplir a la mejor muñeca del momento, con el permiso de las raquetas y los serbios. Sustituye a Curry pero no lo imita, si Stephen lanza triples Livingston busca encestar desde media distancia. Shaun agarra el balón y escapa en solitario, sorteando a rivales y al pasado, siempre en busca de la misma jugada, que nadie cree. Se planta en su zona y dispara, “eeeel renaaciiiidoo”.

Shaun_Livingston_with_Warriors_(cropped)

Shaun Livingston subiendo la pelota // Wikipedia

Livingston se partió a los 21 años en Los Ángeles, en febrero y en 2007, con la camiseta de los Clippers. Entraba a canasta en un contragolpe y queriendo salvar la defensa de Felton, su pierna izquierda se dobló hasta el horror, como si fuese un juguete preparado para estirarse sin límite. Shaun se rompió los cuatro ligamentos de su rodilla, se dislocó la tibia, el fémur y el peroné, con el riesgo de dañar sus arterias y sufrir amputación. Como si los juguetes tuviesen que pasar por la enfermería.

La gloria del renacido

El base de Illinois, como Di Caprio envuelto en pieles, rebuscó en su talento mental y encontró paciencia, fe y trabajo, la receta que cumplió su recuperación. Superó la terrible lesión y fue naciendo poco a poco. Tras su operación, cambió de equipo nueve veces en cuatro años, incluyendo la liga de desarrollo de la NBA y su invisible paso por Memphis y Houston. Peregrinó por las canchas de Miami, Oklahoma, Washington, Milwaukee, Cleveland y Brooklyn, amasando con mimo su creencia de volver a triunfar. Y por fin, el tesón y el buen hacer del americano le devolvieron al estrado, demostrando su inteligencia de juego y una notable visión de baloncesto. Livingston recordó con sus números que se rompió siendo promesa, de jugar en un equipo campeón.

 

Portland+Trail+Blazers+v+Brooklyn+Nets+07r-POLKWvol

Shaun Livingston // www.Reddit.com

Y en 2014, cayó en la pizarra de Steve Kerr, que pidió un base secundario para sus Warriors.  Venía de bordar el baloncesto con los Brooklyn Nets, a los órdenes de Jason Kidd y junto a compañeros de la talla de Joe Johnson, Paul Pierce, Kevin Garnett o Deron Williams. Así, culminó el renacer. Shaun es de los pocos bases que inicia las jugadas desde otra perspectiva, con la mirada igualada a sus rivales y compañeros, gracias a su notoria altura. Además, perdió el miedo a la soledad y lo demuestra en cada acción, con sus movimientos de náufrago en su famosa jugada del tiro intermedio. Livingston mordió su objetivo y ganó el anillo de campeón la temporada pasada, frente a los Cavs de Lebron. En esta, asume un rol vital para duplicar su gloria en la NBA, al lado de los Splash Brothers y Draymond Green. Es pieza fundamental en la defensa de los artistas de Oackland, siempre líquida y flexible, en la que el chico de Illinois aprovecha sus centímetros para marcar la diferencia. Casi diez años después de su fatídica caída en Los Ángeles, a punto de perder su sueño por el camino, Shaun Livingston pelea en lo más alto del baloncesto mundial.

Send this to a friend

[responsivevoice voice="Spanish Female" buttontext="Escuchar"] A button to read only the text surrounded by these shortcodes. [/responsivevoice]