La mayoría de las personas relacionan la idea de estudiar un idioma con hablar y escribir solamente, pero el proceso para incorporar una lengua no sólo depende de los cuatro pilares del aprendizaje, escritura, habla, y comprensión lectora y auditiva, sino también la asimilación cognitiva de contenidos.

Se debe seguir al pie de la letra la asimilación cognitiva de contenidos como una prescripción médica. Los doctores suelen darnos instrucciones, y ya que siempre lidian con temas de salud, tendemos a obedecerles. Por consiguiente, los pedagogos en lenguas deben ser considerados como nuestros «médicos del idioma«. La salud está para ser cuidada con determinadas medidas, así como también nuestro proceso de aprendizaje, porque si no se puede desmoronar. Al considerar el estudio de una lengua como una prescripción médica, la perspectiva definitivamente será otra. Se debe tomar tres píldoras de verbos fraseales y una de tono en caída dos veces al día para entender el inglés. Así debería sonar un verdadero proceso de aprendizaje.

Ponerse a estudiar un nuevo idioma desde el principio es un proceso de «tomar píldoras idiomáticas». Por ejemplo, para un estudiante A1 que juguetea con la fonética, con la meta de imitarla, puede resultar beneficioso, ya que la puede incorporar de manera natural. Algunos temas gramaticales son muy difíciles de comprender para un hablante no nativo del inglés, por lo que sería mucho más sencillo repetir oraciones para determinados contextos. Así se podrían incorporar estas frases, y este tipo de proceso de aprendizaje será mucho más cognitivo pese a que involucre tales actividades de repetición.

Foto de una persona sosteniendo una pastilla y un vaso de agua

Mujer tomando píldoras || Fuente: Pexels.com

El tratamiento de las píldoras idiomáticas

No obstante, esta no es la única forma de conseguirlo. El procedimiento normal de traducción en análisis comparativo es el otro estudio cognitivo viable para cualquier nivel. Los procedimientos de traducción se aplican para frases cortas y largas. Por ejemplo, «base de datos» es uno de los casos típicos en los cuales el estudiante debe traducir los términos desde el final hasta el principio: «data bases«. En otras palabras, lo que viene primero en inglés debe ir al final en español, y viceversa. Aquí hay otro ejemplo: «La producción del editor web». Esto debe ser traducido al inglés como «Web Editor Production«. En este caso, es muy notable la falta del uso de «The» y «of«. El estudiante solamente tiene que ser consciente del orden de las palabras para reconocer el procesamiento del aprendizaje sistemático.

Tomar píldoras idiomáticas motiva al estudiante a aprender fácilmente en vez de estudiar duro, ya que fue establecido por Dr. SC Marty Lobdell, de la Universidad de Guatemala, en su metodología Estudiar menos y ser más productivo. Afirma que es mucho mejor estudiar en períodos breves, no más de 25 o 30 minutos, debido a la capacidad de la persona para concentrarse. Normalmente se dice que las personas no pueden enfocarse en el mismo tema más de 25 minutos y, por ello, como estudiantes debemos acatar esta norma como ley.

Según este estudio, una forma de estudiar muy conocida es la tal llamada metodología ISP (de sus siglas en inglés «Práctica intensiva de oraciones»), la cual es implementada por muchos institutos de idiomas hoy en día, y no es solamente usada para el inglés sino para otros idiomas. Esta clase de técnica consiste en analizar, traducir y repetir una frase comúnmente usada en el idioma meta. El procedimiento de aprendizaje está enfocado en las oraciones típicas utilizadas por los nativos, tales como «Déjame terminar lo que estoy haciendo», «Comencemos, ¿sí?», «estoy totalmente de acuerdo», etc. El punto está relacionado con la actividad cognitiva repitiendo y asimilándolas fonológicamente.

Sin embargo, no se debe considerar como el proceso de estudiar de memoria, ya que no se parecen en absoluto. Al estudiar de memoria, simplemente se recuerda la información sin ser entendida, mientras que los ejercicios cognitivos entrenan el cerebro para reproducir el idioma completamente asimilado. Repetir la misma frase una y otra vez en respuesta a un estímulo común es la técnica más eficaz y extraña a la vez.

Imagen en blanco y negro de una mujer que piensa alegre

Mujer pensando || Fuente: Pexels.com

A pesar de la base teórica previa, otro factor clave es repasar nuestras propias respuestas a estímulos. Generalmente, las personas continúan hablando sin realizar un análisis profundo de lo que dicen, es por ello que no se refuta lo difícil que es darse cuenta de las específicas palabras escogidas para cada reacción. Se vuelve más fácil de contemplar en tanto el estudiante establezca sus objetivos y utilice el método TBL (Aprendizaje basado en el pensamiento) para la asimilación de contenidos.

En la actualidad, existen diferentes metodologías usadas para alcanzar el mismo resultado: aprender. Pero, ¿qué significa «aprender»? Es importante convenir el significado de aprendizaje afirmando que es «utilizar propiamente el idioma». Según su significado implícito, «usar» el idioma en una forma adecuada equivalente a «entenderlo», debido a cómo una persona se las apaña no sólo para imitar al nativo sino reproducir el idioma en situaciones reales.

En conclusión, el flamante concepto de «tomar píldoras idiomáticas» todos los días conduce al estudiante a resultados de vanguardia llenos de desafíos. Esto es, en verdad, el comienzo diferencial para el desarrollo de la enseñanza e, indudablemente, la entrada a un nuevo saber. Sólo recuerda tomarte dos píldoras idiomáticas por día de asimilación cognitiva y el proceso de aprendizaje tomará la mitad del tiempo que se estima hoy en día. El cambio es ahora.

Send this to a friend

[responsivevoice voice="Spanish Female" buttontext="Escuchar"] A button to read only the text surrounded by these shortcodes. [/responsivevoice]